h1

Comme un enfant

25 mayo 2015

-¿Por qué hemos hablado tan poco en todos estos años?
-¿No lo sabes?
-Las cosas no acabaron bien. Pero yo te seguí queriendo siempre. Y tú, pues tú dijiste que me amabas.
-De hecho dije que creía que te amaba. Pero sí, fue la primera vez que se lo dije a alguien.
-También eso dijiste. Pues bien, no sólo fue la primera vez que estuve con un chico. Fue la primera vez que alguien dijo que me amaba.
-Y luego supe que de verdad te había amado. Que esa palabra del amor no era una ficción.
-¿Por qué dejamos de hablar entonces?
-Porque yo sólo sé enfrentar el dolor de una forma. Sólo sé alejarme de lo que más amo para que no me lastime.
-No era así cuando me abrazabas. Dormías abrazado a mí, como un niño.
-Para mí no hay nada más hermoso y difícil que abrazar a alguien. No lo recuerdas, pero fuiste tú quien me abrazó primero. Me atrajiste hacia ti y sonreíste. Y luego nos quedamos callados, viendo la nieve por la ventana. No hizo falta hablar…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: