h1

Declaración

8 enero 2010

Hace algunos años, en Francia, vi un cuadro de Peter Paul Rubens, en que una serie de personajes mitológicos y dos bestias se reparten el espacio que les ofrecen las nubes. Más allá de la fascinación que me produjo la obra –la contundencia de los cuerpos, la profusión de color, el triunfo de la abundancia-, me perturbó aquello que conmovía de forma más profunda mi espíritu: en cierto modo, aquella imagen resumía viejas preguntas sobre mi quehacer. En aquella época me asaltaba a menudo la sospecha de que todo lo aprendido sería a la postre inútil; las humanidades creaban un conocimiento que se dirigía, en última instancia, hacia otros conocimientos, una delirante espiral de signos apenas como vaga, delirante sombra de otros signos, lejanos cada vez más de nuestra ordinaria interacción con la materia. Qué hay más allá de esa nube, pensé frente al cuadro. Más allá de la página, de la arcilla y el mármol, del escenario, del lienzo. En qué parte de la realidad tiene cabida el arte: la forma se me aparecía como la parte apenas sensible de una esencia inalcanzable.

En esos días, todos los signos del mundo me hablaban de la muerte: viajé cuanto pude ante la convicción de que mi vida sería breve. Felizmente, a mi regreso a México, supe que aquella ansiedad no fue sino un engaño de mis sentidos. Cómo transformar entonces el absurdo en una acto duradero, cómo recuperar la calma, el tiempo perdido si no devolviéndome a la literatura, en un proyecto más ambicioso que amalgamara mi experiencia, el conocimiento, mis intuiciones sobre arte, y aun mi fascinación y mis derrotas. De la proximidad entre la vida y el arte, pensé, ha de surgir (otra vez) la belleza. Horror al vacío: negra semilla de la escritura. Pues escribir supone una batalla contra el azar o la eternidad: supone volver al misterio. Encontrar la belleza, el bien, y así construir la vida -el sentido. Encontrar la inteligencia y así construir los lazos -encontrarme, al fin, conmigo y los otros hombres: con el Hombre.

Anuncios

2 comentarios

  1. Bien Hector!!!
    No lo dejes, y que se llene de entradas.

    Un saludo….


  2. me agrado sobremanera tu blog, espero poder seguir leyendo, lo que te acontece. Es agradable toparse en el mundo con personas que saben describir lo que les rodea, lo que sienten y lo que viven.

    T.A. mauricio



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: